¿Es doloroso?

Esta es la primera pregunta que la gente se hace. Generalmente duele mucho menos de lo que te imaginas. La tolerancia al dolor es diferente en cada persona. En general no se habla de dolor, sino más bien de una irritación, de un picazón. ¡Algunas personas incluso se duermen durante la sesión! Las agujas agujerean tu piel superficialmente causando una herida. Pero lo que realmente quieres saber es, ¿cuánto duele, y puedo soportarlo yo? No es un dolor tan fuerte como el que pudieras imaginar. El dolor viene de el conjunto de agujas en la máquina que entra en tu piel muy rápidamente. Esta sensación, sin embargo, no se siente como el dolor de una inyección, sino como el de una vibración constante. Las regiones del cuerpo que más duelen son las partes internas de los miembros, el vientre, las articulaciones (incluido a lo largo de la columna vertebral), los órganos genitales, las extremidades, el perímetro de las areolas…

NOTA: No bebas alcohol o tomes drogas para aliviar el dolor antes de tus sesiones del tatuaje. Aspirina y alcohol diluyen la sangre y promueven el sangrado excesivo. La aspirina también disminuye la coagulación de la sangre y reducirá la velocidad de tu curación también. Ningún tatuador puede trabajar correctamente con una persona sobreexcitada y agitada, o que se mueve o sobresalta constantemente.

¿Es peligroso?

El tatuaje no es peligroso si el tatuador respeta estrictas medidas de higiene (utilización de material a uso único y de pigmentos adaptados, limpieza de los locales, lavado cuidadoso de las manos antes y después de cada acto, desinfección de la piel del cliente, esterilización de todos los materiales que perforan la piel, eliminación específica de los desechos). El respeto de estas medidas permite reducir al máximo todo riesgo de contaminación. Un tatuador profesional pasa mucho tiempo preparando su material ; desinfecta, esteriliza, y echa las agujas usadas en un contenedor reservado para los residuos sanitarios que será incinerado más tarde. Llena sus frascos con soluciones antisépticas, prepara los guantes desechables que cambiará para cada cliente, incluso entre cada interrupción si la sesión dura un tiempo largo.

¿Se utiliza anestesia?

No. Para una anestesia local se necesita una inyección que sólo puede efectuar un médico anestesista, ya que esta práctica puede resultar peligrosa (riesgos cardíacos en caso de sobredosificación o bien alergia a los componentes). Sin embargo, para anestesiar en superficie, se pueden utilizar unas pomadas. No se trata de una verdadera anestesia, pero puede calmar a ciertas personas durante un corto periodo de tiempo. Para los piercings se utilizarán anestésicos locales externos, como Lidocaina para la zona de las mucosas o Cloretilo, que ayuda a insensibilizar en el momento de la perforación.

¿Puede infectarse?

No, si el tatuador respeta las condiciones de higiene y si la persona tatuada respeta el procedimiento de cuidados. Es normal observar una reacción inflamatoria (color rojo y a veces un ligero hinchazón) durante los días que siguen la realización del tatuaje. Pero estos sintomas desaparecen al cabo de una semana. Evita tocar el tatuaje con las manos sucias, pero evita también el polvo y un sudor excesivo que pueden irritarlo. Durante el período de cicatrización tienes que evitar el sol, la piscina y el mar, ya que favorecen la presencia de microbios.

¿Cuánto tiempo hace falta para la cicatrización?

El plazo medio de cicatrización es 2 semanas La cicatrización definitiva luego se obtendrá en plazos que varían en función particularmente de la localización del tatuaje, del estado general de la persona, y por supuesto de la calidad de los cuidados llevados al tatuaje. Los piercings pueden variar desde 2 semanas a varios meses. Consulta los periodos de cicatrización antes de realizar tu piercing.

¿Cómo actúo cuando me voy a tatuar?

Una vez estás en la camilla, ¿qué ocurrirá? Probablemente, el tatuador empiece el proceso largo de preparar su trabajo poniendo el diseño en papel “calco”, ya que es menos frecuente que trabajen a “mano alzada”, es decir, que dibujen directamente sobre tu piel. Entonces te limpiará la piel donde vas a ser tatuado con alcohol o algún antiséptico. Te dibujará las lineas principales sobre la piel y posiblemente utilice papel especial para trasladar el dibujo sobre tu piel. El tatuador te permitirá mirar en un espejo para asegurarse que te gusta el lugar. Una vez de acuerdo en esto, el artista empezará a colocar el instrumental frente a ti, colocando las tintas en pequeños botecitos y agujas nuevas en la máquina. A estas alturas, es mejor para ti intentar relajarte. Intenta permanecer tranquilo y no demasiado ansioso. La ansiedad sobre el dolor que esperas sufrir puede facilitar un desmayo. Ayudará si no estás allí con el estómago vacío. Es recomendable comer algo dulce o líquidos antes y durante la sesión. Simplemente relájate, respira hondo y disfruta de la experiencia.

¿Por qué es necesario firmar una autorización?

Porque se estima que el tatuaje es un acto importante que debe ser reflexionado detenidamente . Un tatuaje no se hace como un corte de pelo o las compras del supermercado. Es algo que cabe tratar con reflexión porque lleva implícitas obligaciones (los cuidados por ejemplo) que hay que respetar y comprender. Todo esto se detalla antes del acto y se intenta responsabilizar a la gente.

¿Por qué no se tatúan/perforan a los menores?

Porque los menores no son responsables de sus actos ante la ley. Están bajo la responsabilidad de sus padres. Un menor no puede hacerse un tatuaje ni un piercing sin la autorización expresa de sus padres o tutores y la presencia de uno de ellos en el momento cuando se toma la cita (nunca la de un hermano mayor, tíos, abuelos, primos…).

¿Puedo seguir haciendo deporte?

A priori, un tatuaje no debe impedirte practicar deportes; sin embargo, te aconsejamos evitar un sudor excesivo durante el periodo de cicatrización, porque esto puede irritar el tatuaje. Evita también las piscinas y las saunas públicas por razones de higiene.

¿Cuánto vale?

Una sesión de tatuaje puede requerir entre 20 minutos hasta 6 horas, incluso más. El precio de un tatuaje puede oscilar entre 50 y varios cientos de euros. Esto depende de la complejidad del diseño, de su tamaño…. En efecto, ciertos tatuajes son verdaderas obras de arte. Al momento de reservar la cita hay que abonar un depósito de 20€, que se te descontará del precio final del tatuaje. No es reembolsable en caso de cancelación.

¿Por qué es tan caro?

No lo es. Para realizar un tatuaje en buenas condiciones, hay que utilizar material de uso único, pigmentos de calidad… Así estarás seguro/a de salir con un trabajo efectuado por un profesional en buenas condiciones de higiene. El tiempo de preparación del material también es importante, tal como el trabajo previo que puede existir. En efecto, a menudo, el tatuaje no sólo es reproducir un diseño existente, sino que se puede también tratar de una obra totalmente original, un trabajo de creación de muchas horas por parte del tatuador. De todas formas, hay gran cantidad de personas competentes, así que no te dirijas a cualquiera para economizar sobre el precio y en consecuencias sobre la higiene. No juegues con tu salud. Bien, ahora tienes todas las cartas en tus manos para tomar tu decisión.

¿Por qué se utiliza el plástico film al finalizar?

Un tatuaje es como una herida abierta expuesta a infecciones, bacterias y todo tipo de suciedad. Es por esto que se aplica un vendaje con film transparente, dado que no se puede arriesgar a que las fibras de la venda o una gasa se adhieran al tatuaje dañándolo al quitarla. Lo mejor es el film que lo protegerá y mantendrá hidratado.

¿Cuánto tiempo utilizar el film y cada cuánto tiempo cambiarlo?

Esto dependerá exclusivamente del tatuaje y debes seguir los consejos de tu tatuador al pie de la letra.

Cuando se realiza un tatuaje , dependiendo del diseño, los detalles, la complejidad y tamaño del mismo, el tatuador determinará el daño realizado a la piel. Cuando los tatuajes tienen abundantes valores de color, tonos y sombras, implica que se ha pasado muchas veces sobre la misma zona una barra de agujas amplia, dejando el área muy delicada. Además este tipo de tatuajes, así como los que llevan lineas muy finas, están expuestos a perder detalles durante la cicatrización si no se protege de roces y no se hidrata.

En casos como éstos, tu tatuador te dirá que el film debe utilizarse de dos a tres días, cambiándolo y limpiándolo de la siguiente manera:

-Cada aproximadamente 4 horas cambiar el film por uno nuevo previamente lavando la zona con agua tibia y jabón neutro y dejando que se seque con el aire sin frotar toalla ni nada.

-Dependiendo el tatuador, te dirá que uses crema hidratante con el film o posterior al uso del mismo. Esto no afecta en nada más que en que si la aplicas puede ayudar a cicatrizar más rápido; pero el mismo sudor con el film mantendrá hidratada la zona y esa también es una importante razón para lavar SIEMPRE al cambiar el film, de lo contrario el film que aísla el tatuaje se convertirá en un caldo de cultivo para las bacterias.

Si sigues correctamente las indicaciones, el tatuaje sanará rápidamente en un par de semanas, renovando la piel vieja y desprendiéndose en suaves pedacitos muy blandos, como cuando pierdes la piel al quemarte con el sol.